domingo, 9 de diciembre de 2007

... como la cocacola.

Si señores, a veces se triunfa. E incluso dos veces en un día. Y seguidas.

Me llaman a media mañana. Socorro! Socorro! No nos funcionan las copias de seguridad! Pues qué bien... cojo la hormigatómica (léase el fiatchincuechento) de la empresa y voy para allá. Allí me siento delante del servidor y ver que pasaaaaa... je! pues pasa que hay demasiados datos y no caben en la cinta. Un rápido examen de los datos que van al backup y bingo! Hay un luser que tiene gigas y gigas de porno en su carpeta "Mis documentos"!

Y como no estoy para historias, ni tengo tiempo para discutir, pues simplemente borro toda la morralla de videos X que tiene el pavo allí. Luego lanzo una previsión del volumen datos de la copia y efectivamente, ya cabe todo. Luego aparece por allí la secretaria que me ha llamado y me pregunta qué ha pasado. Hay confianza con ella, así que le cuento la peli, y después me pregunta quién es el fiera. Se lo digo... se le cambia la cara y me suelta: ¡Joderrrrr, es el dueño de la empresa!

Supongo que no estará muy contento el hombre cuando se de cuenta, que posiblemente será en un momento solitario en su despacho de jefe con la puerta bien cerrada. Bueno... al menos no creo que nos llame reclamando sus guarradas. Y si lo hace le regalaremos un DVD lleno. Para eso es cliente de los que paga mantenimiento ;-)


La segunda pifia no tiene que ver con PCs... pero ocurrió justo después. Aprovechando que ya era la hora de salir y que estaba cerca, fui al IKEA a comprar unas cuantas cosillas. Aunque casi llevo un año viviendo en mi piso, hay infinidad de detalles que me faltan, así que saco mi pequeña lista que ya tenía preparada y empiezo a buscar. Y como aquí están taaaaan biennnn organizados no había ni uno de los artículos. Así que me acerco a la empleada más cercana y le pregunto amablemente uno por uno si los tenían en almacén, o si iban a llegar. Pero resulta que la chica no debía tener su día bueno, porque contestó con una bordería impresionante. Vamos, que miras la palabra "borde" en la enciclopedia y sale su foto. Así que como yo tampoco soy precisamente diplomático rememoré de mi trabajo en una empresa sueca los tacos vernáculos que allí aprendí, y le solté mi última frase:

- Oye, y el "Knulla mig", cuándo llegará? (Para el que no sepa idiomas, Knulla mig, traducido literalmente del sueco es fóllame)

Y la chica empezó por ponerse roja. Después, si las miradas matasen, yo estaría ahora en la morgue. En ese mismo momento es cuando ví su placa de identificación y ví que la niña tenía un hermoso apellido acabado en "ersson". Salí por piernas de ahí en menos de lo que canta un gallo. Y creo que voy a tener que comprar algunas cosas en otro lado o esperar una buena temporada antes de volver por ahí.

5 comentarios:

Hera dijo...

Jajajajajajaja

Jajajajajajaja

jajajajajajaja


este post sí que es bueno!!!, mira, nosotros también hemos de ir al IKEA a por un par de chacharritos así que ya te protegeremos de la tal ersson... jjijii, si la vemos te agarraré bien y le prpondré y cuarteto a ver qué cara pone... Pues eso... lama al compi Nodens y quedaremos

El Operador dijo...

Si, si, tú ríe.

A ver, es rubia, pelo liso y largo. Piel blanca, ojos claros, y cara de pánfila (que parece que le falta un hervor). No me acuerdo del apellido completo, porque sólo vi el final en la chapita que llevan en la sudadera amarilla, pero debe ser otra 50-50% como yo.

Al menos encontré las sábanas bajeras que quería en otra sección y no me fui con las manos vacías ;-)

Malévolo dijo...

Bajeras?, bueno en tu caso serán BAJUNAS. Muwahahahahahahah!!!!

keko8 dijo...

¿Y si se le cambia la cara y te empieza a seguir el "rollo" ? ...

El Operador dijo...

Keko... eso ni se pregunta ;-)

Sueca, rubia, ojos claros... Creo que le cantaría los siguientes versos:

Para tí el monte,
para mi el mar,
mira hacia el horizonte,
que te la voy a endiñar!